viernes, 13 de enero de 2012

El principe destronado


Hoy he presenciado una escena que me ha removido el corazón. Un padre entró con su hijo en la oficina para realizar algunas gestiones. El niño no más de 2 años, rubio, de pelo rizado, con el baby de la escuela... una monada. Un poco enfurruñado, ¿por qué?.
Papa le dice algo y él contesta:- "No, mal, me he portado mal, soy malo, malo, malo".

Uf, ¡Qué lástima oír eso de la misma boca de un niño!

- No, cariño, te portas muy bien, eres muy bueno.
- No, malo; soy malo.
-¿Qué le pasa al crío?
-Lleva así un mes y medio, desde que nació el pequeñín.

Ya entiendo.

-Toma guapo un globo, porque eres bueno y te has portado muy bien.
- No, malo.
- Tengo para ti otra cosa, pero esta porque eres el mayor, al bebe no se lo doy, solo a ti por ser el hermano mayor-. Le doy unos colores para que juegue, se los guardo en el bolsillo del baby.
-Papi, achucha mucho a este niño, lo necesita.

Ya se va más contento.

No soporto ver sufrir a un niño. 
 

1 comentario:

Vanessa dijo...

me gusta el comentario, sólo a tí por ser el hermano mayor; pobrecito es raro ver a un niño decirse él mismo que es malo?? Que le dirán sus papás? ó familiares??. sALUDOS.